viernes, 7 de octubre de 2011

Como la vida misma


Te desgranas entre mis manos como rosas de arena seca,

Tú infinita locura, que persistes en mi memoria y no me olvidas,

Latente, esperas paciente el momento adecuado para salir de entre las sombras,

Y vas dibujando con tela de araña castillos de plata

Para tenerme encerrada entre sus férreas murallas.


Si cierro los ojos te siento palpitar, punzones de oro que penetran mi piel,

Despacio, implacable, te acercas, me acechas…

Por más que corra siempre estarás cerca,

Con tu sonrisa irónica, esperando el momento adecuado para saltar sobre mi conciencia,

Lengua de hielo que lame mi nuca, saboreando el miedo de mi despertar,

Esperas paciente la hora adecuada, para arrebatarme el aliento,

Tan cruel y veraz como la vida misma.

1 comentario:

Cooper dijo...

Cómo un lobo en medio de la noche/ así/ de esta manera.
Sucia, desmedida y voraz.
Limpia al clavarse/ como un incisivo.